Interesante entrevista a Richard Stallman sobre la vigilancia y el control de las personas:

1. Los asuntos éticos de la informática y la libertad deberían preocuparnos más. La crisis económica de hoy terminará, pero si perdemos la libertad, no la recuperaremos sin luchar.

2. La idea de la brecha digital presupone que la cuestión es tener o no tener computadora. No estoy de acuerdo, porque tener acceso a las computadoras no es bueno si el software te priva de la libertad. Windows y Macintosh son propietarios. Llevar a más gente a usar Windows o Macintosh no es un avance social. La distinción principal es usar software propietario o evitarlo. El software libre ofrece un camino para usar computadoras. El software libre respeta las libertades esenciales del consumidor: ejecutarlo como quieras, cambiar el código fuente para que el programa haga lo que quieras, distribuir copias exactas cuando quieras y distribuir copias de tus versiones cambiadas cuando quieras. La ventaja del software libre es respetar tu libertad. Por lo general, los sistemas GNU/Linux son software libre, aunque algunos contengan partes no libres.

3. Me inquieta mucho el uso de la informática para vigilar y controlar a la gente. La Unión Europea ya planea la vigilancia sistemática de lo que miras y con quién hablas por Internet. En París y Barcelona se ofrecen bicicletas públicas, pero registran para siempre dónde la retiras y dónde la dejas. En el Reino Unido registran los movimientos de los coches. Sin un movimiento contra la vigilancia estatal y comercial, el Gran Hermano sabrá todo sobre todo el mundo, y atacar a los disidentes será fácil.

Los editores de las obras quieren imponer el pago por cada mirada a las obras publicadas con sus sistemas de la gestión digital (DRM). Por ejemplo, los reproductores de libros electrónicos someten a los que leen libros a nuevas restricciones: que compren los libros sólo identificándose, y que sólo los lean con las reglas del editor. Eliminarían la práctica de prestar libros a tus amigos, y reducirían las bibliotecas a tiendas.

4. Seguramente algo cambiará. No podemos saber qué, porque depende de ustedes, los ciudadanos. Si ceden su libertad por alguna comodidad, el mundo del futuro será tiránico.

Fuente: Damian Digital

Anuncios